lunes, 27 de abril de 2009

Técnica del Refundido (Jabón de Lavanda y Árbol de Té)

Este jabón es producto de un accidente, tal cual suena. Tengo tantos jabones esparcidos por toda la casa que mi marido, accidentalmente, pisó unos de Árbol de Té que tenía curando en el suelo del baño. El Aceite Esencial de Árbol de Té es uno de los más caros, que unido al resto de ingredientes, era una pena desperdiciar. Así que hice bolitas con los jabones accidentados y las introduje en un refundido de Lavanda.

Y a petición de algunas seguidoras del blog que también hacen jabones, voy a aprovechar para explicar cómo hago yo la Técnica del Refundido. La utilizo para aprovechar todos los jabones que hice al principio, que como no tenía mucha experiencia (mejor dicho, ninguna), algunos no quedaron con una forma muy vistosa como para regalarlos, pero si tenían unos maravillosos ingredientes.

Este es el proceso:

Peso el lote de jabón que quiero refundir (en este caso, de Lavanda), y lo rallo con un rallador lo más fino posible. El jabón utilizado tiene que haber superado ya el proceso de curación (4-6 semanas desde que se hizo, si fue con el Proceso en Frío)

Añado un 10-20 % del peso del jabón en líquido. Generalmente utilizo un ingrediente que potencie las propiedades del jabón base. En este caso como el jabón es de Lavanda, que es principalmente relajante, le he añadido una infusión de Azahar, Hierba Luisa y Melisa. También utilizo mucho la leche de cabra, soja o almendras; en otras ocasiones, Hidrotalos de flores o plantas como el de Rosas, Hamammelis, Azahar. O incluso se pueden utilizar varios.

Una vez impregnado con los líquidos elegidos, lo dejo reposar unas horas, incluso toda la noche, para que el jabón se humedezca, ablande y se funda mejor.

Pongo el jabón al Baño María, a fuego lento y lo tapo. De vez en cuando voy removiendo, hasta que la mezcla sea lo más homogénea posible, con todos los trocitos de jabón bien fundidos. Para llegar a este punto suele tadar unas 2 horas.

NOTA: Un punto importante a tener en cuenta en este paso es que el color del jabón inicial puede cambiar dependiendo del líquido añadido y por el calentamiento. Por ejemplo, la leche, al calentarse junto con el jabón, se tuesta y el jabón puede adoptar un color marronaceo; si ese es nuestro color buscado, perfecto, pero si ese no es nuestro objetivo, es mejor ablandar el jabón primeramente con mitad de agua y una vez fundido añadimos la otra mitad de los líquidos de leche, para que no permanezca tanto tiempo en el proceso de cocción.

Una vez que el jabón esté totalmente fundido, si no vemos la mezcla muy homogénea, podemos pasarle un poco la batidora a la mínima velocidad para que no haga espuma. Hay veces que el líquido inicial no es suficiente, el jabón está muy espeso y precisa algo más de líquido.

Es momento de retirarlo del fuego y añadirle otros ingredientes con los que queramos enriquecer el jabón (Aloe Vera, Cacao, Miel, Avena, Arcilla…).

Podemos aprovechar para añadir un sobreengrasado, si el jabón base no lo tenía, o si queremos aumentarlo. Generalmente, para sobreengrasar utilizo el aceite más caro o el que aporta más propiedades, para asegurarme que no se saponifica con la sosa y no se calienta, por lo que no pierde ninguna de sus propiedades. Lo suelo hacer en un porcentaje del 5-8 % del peso del jabón base. Son ideales en este momento, el de Germen de Trigo, Zanahoria, Caléndula, Neem, Aguacate, Árnica, Borago, Jojoba, Rosa Mosqueta, Cade... En este caso, añadí Aceite de Agán, aceite tremendamente rico, por eso se le denomina el Oro líquido de Marruecos; es principalmente beneficioso en casos de acné (potenciando la acción del Árbol de Té que lleva las bolitas), es antiarrugas, cicatrizante, antiséptico

Ahora toca enmoldar, el momento más engorroso de esta técnica. La mezcla suele estar bastante espesa, por lo que hay que hacerlo muy rápidamente para que permanezca caliente y no espese más al irse enfriando. Por lo tanto, hay que ir ajustando bien el vertido al molde, aplastando con una cuchara, golpeando el molde para que baje la mezcla y queden los menos rincones posibles sin jabón. También aprovechamos para decorar. En este caso, introduje las bolitas previamente hechas con el Jabón “accidentado" de Árbol de Té. También se puede dividir la mezcla en varias porciones, teñirlas de colores diferentes y hacerlo a rayas. O colocar por encima hierbas decorativas. Todo dependerá de la imaginación.

Dejamos enfriar. Se puede acelerar este momento introduciéndolo en la nevera. Cuidado no lo confunda la familia con un bizcocho.

10º Cuando esté durito, lo desmoldamos, lo cortamos de la forma habitual y lo ponemos a secar. La ventaja de esta técnica sobre el jabón recién hecho con el Proceso en Frío, es que se puede utilizar a los pocos días, en cuanto esté duro y seco.

El resultado es estupendo, aunque es verdad que el corte no queda tan suave al tacto como el recién hecho, e igual no es tan uniforme. Pero las propiedades son igualmente excelentes y así no tenemos que tirar nada de jabón, por lo que no despilfarramos material. Hay compañeros que en esta técnica utilizan el microondas con pequeños tiempos de calentamiento y removiendo entre ellos, o el horno a temperatura baja, removiendo igualmente de vez en cuando. El microondas sólo lo he utilizado cuando la cantidad de jabón a refundir era muy pequeña; con el horno no he probado aún. Es que el resultado que obtengo con el Baño María es tan bueno, que no me quiero arriesgar a cambiar, pero tendré que probarlo, no me quedaré con las ganas.

Espero, con esta explicación, haber ayudado a las personas que me han pedido que explique este proceso. En cuanto pueda, explicaré también paso a paso el Proceso en Frío, para aquellas personas que no han hecho nunca jabón pero que les gustaría iniciarse… pero lo dicho, en cuanto pueda.

18 comentarios:

  1. Tu novio Moni, no adelantes acontecimientos,jejeje. Y como no t los va a pisar el muchacho si tienes toa la casa llena. Besos.

    ResponderEliminar
  2. Gracias la explicación Mónica, yo los refundidos que he hecho no me han acabado de convencer las texturas y creo que era por que no de me ha ocurrido tenerlo dos horas al baño maria jamás. Voy aprobar tu técnica a ver si así me gusta más. Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Hola Almudena, el tenerlos tanto tiempo al Baño María es para que se deshaga bien y no queden grumos. También lo tengo tanto tiempo porque lo pongo a fuego muy bajito, para que no alcance muy altas temperaturas y no deteriore los ingredientes, principalemnte los aaee.

    ResponderEliminar
  4. Hola, oye que lindos!! Yo he intentado mil veces hacer jabones y siempre es un desastre.... yo compro una base de glicerina ya hecha y de ahi empiezo... esos tambien deben curarse antes de envolverlos en celofan???
    Tu si ya eres toda una experta!!!! Felicidades estan muy lindos!

    ResponderEliminar
  5. Los de glicerina no precisan periodo de curación. Y deben ser pronto envueltos en papel celofán para que no se deshidraten.

    ResponderEliminar
  6. siiiiiiiiii yo quiero aprender soy nueva en esto no se nada de hacer jabones :)Pelish

    ResponderEliminar
  7. Monica:
    Muchas Gracias por tu conocimiento y la humildad para compartirlo.

    y manos a la obra

    ResponderEliminar
  8. Gracias por la información, yo tengo unos jaboncillos para refundir pero lo que me echa para atrás realmente es el gasto de energía con 2 horas de baño Maria la verdad.de todas maneras es útil la info.Hermosos los jabones

    ResponderEliminar
  9. muy buena tu tecnica, lo de calentarlo asi en 2 horas, no lo he probado, dime en este punto hay alguna forma de mejorar la espuma del jabon, si este no me da tanta espuma.
    un abrazo
    Pamela

    ResponderEliminar
  10. Me gusta esta tecnica porque siempre he pensado que las propiedades de los ingredientes se pueden perder por afecto de la sosa, ya que esta es muy agresiva.

    De esta manera, los ingredientes que se añaden, una vez fundido el jabon, conservan todas sus propiedades porque la sosa ya ha perdido su efecto nocivo.

    He pensado hacer una cantidad grande de jabon base, por ejemplo, de oliva, coco y palma y despues de dejarlo curar, lo refundo y le añado todos esos aceites e ingredientes que quiero para cada jabon en particular, pero siempre con la misma base.
    ¿Que te parece la idea?.

    Yo no hago jabones para vender, son para uso particular, asi que, aunque me de un poco mas de trabajo, creo que merece la pena, pues los jabones hacen mas el efecto deseado.

    Gracias por esta informacion.

    Un beso. Delfina

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola de nuevo Delfina. Yo también he hecho lo que apuntas, hacer un jabón base básico, sin sobreengrasado y luego refundirlo añadiendo el sobreengrasado, los aaee, las infusiones y demás ingredientes. La idea es estupenda ya que, como dices, evitas que el calor de la saponificación perjudique a alguna de las propiedades de esos ingredientes. Si es verdad que da más trabajo, por el engorro de tenerlo que rallar, pero por lo demás es una excelente opción. Pruebalo, no te arrepentirás. Saludos.

      Eliminar
    2. Me alegro de que ya lo hayas hecho tu, asi lo hago con mas seguridad.
      Referente al rallado, yo tengo la Thermomix y me ha dicho mi presentadora que lo puedo rallar en el robot, no se estropea y no da trabajo.
      Dice que ella lo ralla para poner en la lavadora.
      Hare la prueba y ya vere que pasa.
      Gracias por atender mis consultas.
      Un beso. delfina

      Eliminar
  11. Gracias por este post. Sin duda, intentaré hacer un refundido con un lote de jabón de chocolate, que me salió más que regular. Saludos.

    ResponderEliminar
  12. Gracias por los consejos sobre el refundido, soy novata y uno que no me ha quedado muy bien lo voy a refundir para mejorar su aspecto y su color. Pero una pregunta, ¿ se puede rallar el jabón y utilizarlo para la lavadora?.

    ResponderEliminar
  13. Hola!
    Yo también tenia en mente lo que comentaba Delfina! Creo que es una idea súper!!
    Otra cosa,han probado de mezclar y fundir las bases Artesano y Glicerina??? S puede?? Hay contraindicaciones de los componentes??
    Gracias!

    ResponderEliminar
  14. Excelente descripción de la técnica, muy útil gracias!!!

    ResponderEliminar
  15. Buen día al agua se le puede agregar sal? Si se refunde por haber quedado blando?

    ResponderEliminar